Artículo en “El Boletín”

“A finales de la década de los ochenta, hubo un grupo femenino llamado Las Lunares, capaz de llenar locales en Madrid sin contar con herramientas tan socorridas como las redes sociales. Lo suyo era el ‘boca a oreja’ analógico, más puro. Y buena parte del éxito tenía que ver con la voz inconfundible de Ana Valle, su cantante.

La banda llegó a sacar un disco que no hacía justicia a sus potentes directos e intentó superar la decepción posterior, con cambios de formación y nuevas componentes. Y, desde entonces, muchos de nosotros le perdimos completamente la pista a aquella vocalista extraordinaria que abordaba el ‘soul’ como nadie.”

Lee el artículo completo en: http://www.elboletin.com/contraportada/146110/ana-valle-disco-regreso.html